Desde el escritorio del rector: La temporada de espera

Queridos feligreses y amigos de San Pedro:


Si aún no los ha visto en los estantes de las tiendas de la ciudad, estoy seguro de que pronto aparecerán en todas partes. Estoy hablando, por supuesto, de los "suministros" navideños.


Las pancartas y las promociones de rebajas están a la espera de nuestra atención, gritando: "¡prepárate para la Navidad!" y "¡no espere hasta el último minuto!" Titulares apuntando a insuficiencia de la oferta de la cadena nos advierten que, si no compramos ahora, Navidad ni siquiera podrá ocurrir en absoluto.


En nuestra cultura de ir, ir, correr, correr, correr, donde siempre estamos corriendo para hacer algo, la Navidad se ha convertido en una fecha límite en vez de un comienzo.


Pero nuestra fe nos llama a hacer algo muy diferente y la Iglesia nos regala el gran Tiempo de Adviento para hacerlo: esperar.


Esperar, en cualquier contexto, es algo difícil de hacer. Por mucho que a usted o a mí nos gustaría tener control sobre lo que sucede a nuestro alrededor, y nos movemos rápidamente para lograr nuestras metas, en cierto punto nos damos cuenta de que simplemente no podemos hacerlo solos, y por eso esperamos a Dios, a Su horario, no el nuestro.


San Agustín nos dice: “Simplemente haciéndonos esperar aumenta nuestro deseo, lo que a la vez aumenta la capacidad de nuestro alma, haciéndolo capaz de recibir lo que se nos va a dar”.


A medida que nos acercamos y avanzamos en el Adviento, mi oración es que usemos esta temporada para abrir nuestros corazones y ser más receptivos a lo que Dios tiene para darnos a cada uno de nosotros.


Durante las próximas semanas, enviaré notas periódicas como esta, centradas en la preparación, la gratitud y la generosidad. Destacaré las oportunidades en nuestra parroquia para crecer en la fe; Compartiré mi gratitud por lo que Dios ha provisto y por la forma en que apoya a su parroquia; y trabajaré para compartir con todos Uds. las herramientas espirituales destinadas a “ampliar la capacidad de sus almas” mientras esperan a Dios en Su tiempo.


Empiezo hoy, en la fiesta de San Juan Pablo II, invitándolos a unirse a mí en oración, buscando la intercesión de este Santo tan querido por nuestra Parroquia. Cuando visite San Pedro este fin de semana, deténgase por un momento junto a las reliquias de San Juan Pablo II en el nártex y pídale que lo ayude a esperar a Dios, en Su horario y por lo que Él tiene para darle.

Reliquias de San Juan Pablo II, silla y reclinatorio de su visita de 1987 a San Pedro.


Durante su discurso del Ángelus en diciembre de 2001, el Papa Juan Pablo II dijo:


"El Adviento es sinónimo de esperanza: no los vanidosos esperando a un dios sin rostro, sino la confianza concreta y segura en el regreso de Aquel que ya nos ha visitado, del "Esposo" quien con su sangre ha sellado con la humanidad un pacto que es un Alianza eterna. Es una esperanza que estimula la vigilancia, virtud característica de este especial tiempo litúrgico. Vigilancia en la oración, fomentada por la espera amorosa; Vigilancia en la dinámica de la caridad concreta, conscientes de que el Reino de Dios se acerca cuando los hombres aprenden a vivir como hermanos".


Papa San Juan Pablo II, ¡ruega por nosotros!


Doy la bienvenida a sus respuestas a este y futuros mensajes y espero una fructífera temporada de Adviento como familia parroquial.


En Cristo,

P. Gary S. Linsky

el muy reverecido canónigo Gary S. Linsky, VF

Rector


Featured Posts